El sindicato mayoritario CSIF renuncia a recuperar la masa salarial perdida con el II convenio de registros de la propiedad y mercantiles

UGT esperamos que CSIF reconsidere su posición y que sus evidentes diferencias internas se manifiesten para recuperar la senda de las reivindicaciones del colectivo de empleados

El pasado 16 de julio se celebró una nueva reunión de negociación del III Convenio Colectivo con el propósito de seguir “avanzando” en la redacción de un nuevo texto regulador de nuestras condiciones laborales.

 

Como informábamos en el comunicado anterior, la APR se presentaba con una propuesta retributiva sin margen de negociación. Un aparente bloqueo definido con líneas rojas que desde UGT consideramos como una oferta insuficiente que pretende consolidar la pérdida de la masa salarial en casi el 80% de las oficinas y que precariza unos salarios mínimos garantizados que fueron acordados en un contexto de crisis.

 

Lamentamos que el reconocido contexto de incertidumbre y crisis del sector en el que se cerró la negociación del segundo convenio se normalice, lamentamos que el discurso de CSIF desconecte de la mayor parte de oficinas que vieron reducida su masa salarial y de aquellos compañeros que perciben salarios precarios como consecuencia de una conclusión precipitada de la negociación.

 

Llevamos días esperando ver como CSIF informa del “avance” de sus conversaciones pero parece que en su foro interno tampoco deben percibir ningún progreso. Es probable que despierten con nuestro comunicado e intenten justificar su discurso en la mesa, aunque fue desolador escuchar a CSIF apostando por ratificar el segundo convenio, “corregir matices de redacción y consolidar un texto que no atiende a las necesidades de un colectivo de empleados con salarios precarios y sujetos a regularización.

 

Desde UGT manifestamos nuestra preocupación por otra conclusión precipitada de la negociación que ni mejora ni recupera lo perdido. Ratificar el segundo convenio y consolidar la precariedad en los Registros más necesitados es abandonarlos a su suerte, más cuando la negociación colectiva debe representarlos, defenderlos y garantizarles condiciones razonables a su función y responsabilidad. Si la figura del registrador es garante de la seguridad jurídica en el tráfico inmobiliario y mercantil, también debe reconocerse funcional y retributivamente la relevancia de su personal en todos los Registros.

 

En UGT esperamos que CSIF reconsidere su posición y que sus evidentes diferencias internas se manifiesten para recuperar la senda de las reivindicaciones del colectivo de empleados: recuperar la masa salarial, mejorar de forma significativa las bases salariales y avanzar en el reconocimiento de la labor del personal de los Registros.

 

 

 

Aclaramos que esto no es una crítica a todo CSIF, solo a algunos de sus portavoces. Esperamos que triunfen los que consideran que la negociación es siempre una oportunidad y la afrontan sin miedo, convencidos de representarnos como colectivo y de recuperar y mejorar las condiciones de todos los empleados.

 

Próxima reunión 18 de septiembre.