Propuestas de clasificación profesional en el convenio de ingenierías y estudios técnicos

Ayer, día 15, presentamos la propuesta conjunta que, sobre clasificación profesional, hemos elaborado los sindicatos UGT y CC.OO.

Es patente que el actual convenio tiene una clasificación profesional completamente anacrónica, con categorías del siglo pasado y definiciones de la prestación de trabajo absolutamente desactualizadas. Baste como ejemplo, recordar la categoría de Perforista: si, a la gente más antigua del sector le cuesta recordar los diskettes, casi nadie es capaz de recordar la utilización de tarjetas de cartón perforadas para dar instrucciones a los ordenadores (si no te suenan las palabras diskette y tarjetas perforadas, enhorabuena: eres muy joven. Búscalas en internet).

Esta situación de desfase nos ha llevado, negociación tras negociación, a plantear la necesidad de revisión y adaptación del sistema de clasificación profesional, siempre con escaso resultado por la negativa continua de Tecniberia.

La propuesta que hemos impulsado desde UGT consiste en una clasificación dividida en grupos profesionales que agrupen las aptitudes profesionales, titulaciones y contenido general de la prestación del trabajo. (el contenido de la prestación del trabajo es lo que tienes que hacer en el trabajo, es decir, tus tareas y tus funciones).

Así, hemos planteado la clasificación profesional en los siguientes grupos:

– Grupo I: Responsabilidad y liderazgo

– Grupo II: Titulaciones universitarias

– Grupo III: Personas especialistas

– Grupo IV: Personas técnicas.

Y cada uno de los grupos lo hemos definido en función de los siguientes factores:

– Conocimientos: Conocimientos técnicos, experiencia y habilidades requeridas.

⇒ Iniciativa/autonomía: Requerimientos para reconocer los problemas del puesto de trabajo, buscar soluciones y asumir sus consecuencias.

⇒ Complejidad: grado de dificultad de los problemas que debe resolver el puesto.

⇒ Responsabilidad: Capacidad de asumir las decisiones, las acciones ejecutadas y las consecuencias.

⇒ Capacidad de dirección:

⇒ Integración y armonización de funciones, recursos y objetivos en el equipo de trabajo: orientar, motivar, desarrollar, influir y supervisar.

⇒ Capacidad de colaborar en un equipo para conseguir un objetivo común, asumiendo como propias las decisiones adoptadas en común.

El Grupo de Responsabilidad y Liderazgo englobaría a las personas que realizan sus tareas con los grados más altos de autonomía, iniciativa y responsabilidad. O sea, la dirección técnica.

Queremos regular este grupo porque en nuestro sector hay una gran abundancia de puestos sumamente especializados, exigentes en titulación: la categoría de “Grupo I Personal titulado” actual.

Esta categoría se ha convertido en un cajón de sastre, en la que se engloba también a las jefaturas, sin distinguir los diferentes niveles de iniciativa, autonomía y responsabilidad, lo que provoca que en determinadas empresas sea una costumbre que las personas del grupo de personal titulado asuman funciones correspondientes a jefatura. Funciones, éstas, muy superiores a las que define el convenio y su contrato. Cuando estas personas apelan a una reclasificación que reconozca sus funciones no encuentran en el convenio una definición que recoja la labor que están desempeñando.

Por otro lado, estas personas también se rigen por el Estatuto de los Trabajadores (igual que el resto de la clasificación profesional del convenio) y, por lo tanto, están afectadas por el convenio sectorial. (Tan sólo la alta dirección es la que se escapa a la regulación del convenio) Lo suyo, es que las tareas de los mandos intermedios estén normadas en el convenio.
El Grupo Titulaciones universitarias es el que, en mayor parte, diferencia este convenio del resto de convenios sectoriales, porque forma el grueso de la actividad.
Lo principal aportación de la propuesta que hemos trabajado desde UGT es la frontera que existe entre el Grupo de Responsabilidad y el de la ejecución técnica de los trabajos que hace el Grupo de Titulaciones.

A pesar de que el nombre de este grupo parece que sólo hace referencia a los títulos universitarios, no nos hemos olvidado de las personas que, aunque no posean una titulación universitaria, tienen conocimientos equivalentes y/o experiencia consolidada y acreditada y que también pertenecerían a este grupo.

El Grupo de Personas Especialistas también cuenta con una gran importancia en el sector, tanto a nivel de personal, como en funciones, sin las cuales sería imposible que el sector funcionara. En este grupo nos hemos centrado en definir muy bien cada uno de los tres niveles que lo componen. Porque, si en el grupo de titulaciones era habitual la confusión de tareas y funciones, en este grupo es casi la norma y la mayoría de las trabajadoras y trabajadores siempre estamos haciendo funciones superiores a las que nos pagan.

El Grupo de Personas Técnicas, aunque tiene un volumen menor de gente es, sin duda, el más abandonado en cuanto a definición de funciones, por eso, hemos tenido especial cuidado a la hora de delimitar sus niveles de iniciativa y responsabilidad, separando perfectamente los tres niveles.

Lo que, desde UGT, hemos pretendido con esta propuesta es dotar al convenio de una herramienta que permita, tanto a las personas trabajadoras, como a las empresas, conocer cuáles son los cometidos y responsabilidades de cada uno de los puestos de trabajo.

La patronal, Tecniberia, escuchó nuestra propuesta y se centró en criticar sin muchos argumentos. No parece haber entendido muy bien todas las necesidades del sector. En cualquier caso, en la próxima reunión del 18 de mayo seguiremos tratando el asunto de la clasificación y preferimos ser optimistas en cuanto a que conseguiremos mejorar la clasificación profesional para a el XX Convenio.